Esperando al Salvador: 2do Domingo de Adviento

[podcast]http://www.cepdisal.org/kenosis/podcast/esperandoalsalvador/ES 02-01.mp3[/podcast]

2do. DOMINGO DE ADVIENTO: Ciclo “A”: Mt 3,1-12; Ciclo “B”: Mc 1,1-8; Ciclo “C”: Lc 3,1-6

“Preparen el camino al Señor, hagan rectas todas sus sendas…”

Todos los años escucho el pasaje de Juan bautizando en el desierto y lo veo tan ajeno a mi vida… pero en esta ocasión ha sido diferente. Seguro ese desierto soy yo mismo, lleno de grandes montañas arenosas y abismos, de toda una historia personal… Ese desierto en el cual no reconozco las tantas veces que el Señor me habla en mi vida, así como Juan Bautista gritaba…

Tu Palabra hoy es muy clara. Tengo que cambiar aquellas cosas que me apartan de Dios y del hermano; ésta es la conversión a la que me llamas… Hoy, cuando vaya a misa, viviré el momento de encuentro con la fe de la Iglesia; por esto, la comunión me dará la fuerza para continuar el camino, porque aunque soy pecador me comprometo a luchar por mi conversión continua, preparando tus caminos.

¡Jesús, Hijo de Dios, gracias por darme la esperanza de seguir adelante! ¡Ven Señor Jesús!

Esperando al Salvador: 1er Sábado de Adviento

[podcast]http://www.cepdisal.org/kenosis/podcast/esperandoalsalvador/ES 01-07.mp3[/podcast]

1er. SÁBADO DE ADVIENTO: Mt 9,35-10,1.6-8

“Vayan a las ovejas que murieron de la casa de Israel. Vayan y prediquen, diciendo que se acercó el Reino de los Cielos”

Tú nos has dado una misión: anunciar a todos los hombres y mujeres, especialmente a los más olvidados por la sociedad, que el amor y la bondad del Padre se hacen presente entre nosotros; en esto consiste el anuncio del Reino, en vivir los valores de Dios como testigos tuyos. No importa cual sea mi estado de vida -soltero, casado, religioso, estudiante, trabajador- me has encomendado la misma misión, porque la gente fatigada, decaída y sin esperanza exige tu presencia en el mundo.

¿Cómo transmito a otros mi vivencia de la fe? ¿Realmente soy signo de esperanza palpable o no hay coherencia entre mis dichos y hechos?

No debe ser ninguna promesa la que me urja a convertirme en obrero de tu mies, sino corresponder por amor al Amor que gratuitamente me has dado. Hoy seré, en mi medio, un testigo tuyo, por eso me propongo esta pequeña acción de amor…

¡Envía más trabajadores de tu Reino al mundo y haz de mí un testigo fiel en cualquier ambiente que me encuentre!

Esperando al Salvador: 1er Viernes de Adviento

[podcast]http://www.cepdisal.org/kenosis/podcast/esperandoalsalvador/ES 01-06.mp3[/podcast]

1er. VIERNES DE ADVIENTO: Mt 9,27-31

“Y se les abrieron los ojos”

Así como estos ciegos del camino, te pido, Señor, que tengas compasión de mí. Compasión porque me siento débil en el caminar diario; compasión porque también estoy ciego y no veo la realidad de mi vida… Creo en ti y en tu Palabra, pero me falta fe para poder seguirte de manera radical… Ábreme los ojos y podré ver con claridad mis faltas, mis aciertos, el camino que quieres que siga…

¿En realidad quiero que tú me abras los ojos de la fe o prefiero vivir en las tinieblas? ¿Qué riesgos trae para mí creer que Jesús me puede abrir los ojos?

¡Señor, ten compasión de mí y ayúdame a ver!

Esperando al Salvador: 1er Jueves de Adviento

[podcast]http://www.cepdisal.org/kenosis/podcast/esperandoalsalvador/ES 01-05.mp3[/podcast]

1er. JUEVES DE ADVIENTO: Mt 7,21.24-27

“No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre”.

Las palabras son vacías si no van acompañadas de las acciones a las que comprometen. Así, le das la razón al refrán popular “obras son amor y no buenas razones”, pidiéndome que en lugar de quedarme aquí diciéndote Señor, Señor, me disponga a descubrir y a hacer la voluntad del Padre. Tú mejor que nadie sabes que no siempre es fácil seguir lo que el Padre quiere, pero también nos recuerdas que Él solamente desea nuestro bien. Es más difícil asentar las bases en la roca que en la arena, por eso es más duradero.

Hoy tendré un propósito: descubrir lo que el Padre quiere de mí para este día y cumplirlo… Al llegar la noche, revisaré el piso en el que esté parado y podré decir si es roca o arena sobre lo que estoy construyendo mi vida.

¡Que no huya, Padre, de hacer tu voluntad; dame el don de descubrirla y, a pesar de las consecuencias, seguirla, porque yo sé que Tú me amas y quieres lo mejor para mí!

Esperando al Salvador: 1er Miércoles de Adviento

[podcast]http://www.cepdisal.org/kenosis/podcast/esperandoalsalvador/ES 01-04.mp3[/podcast]

1er. MIÉRCOLES DE ADVIENTO: Mt 15,29-37

“Tengo compasión de esta gente, porque hace tres días que perseveran conmigo y no tienen que comer…”

La salvación que tú nos brindas, Jesucristo, es total. Curas a los mudos, ciegos, sordos, mancos y a todos los enfermos… Me curas de mis miserias (y por eso te las presento)… pero no te quedas allí. No puedes despedir a la gente hambrienta, y en gesto maravilloso compartes siete panes, repartiendo la comida de tal forma que no queda nadie sin alimento, se llenan los comensales y hasta sobra bastante. Es gesto de la venida del Reino de Dios a los hombres; por esto el mundo tiene que aprender a repartir…

Si realmente siento tu acción transformadora en mi vida, ésta me lleva a responderte buscando ser hombre pleno, lo que implica sentir la compasión que me compromete con la justicia… Yo tengo que aprender a repartir y hacerlo ya. ¿Qué estoy dispuesto a dar al más necesitado?

¡Tú, que eres el Cristo, dame la perseverancia junto a ti, y que tu presencia en mi vida sea compromiso de justicia y de paz!